miércoles, 30 de octubre de 2013

Beltane: 31 de octubre







BELTANE, marca el inicio de la mitad iluminada del año, y anuncia la llegada del verano. Es el último de los tres festivales de la fertilidad.  El Beltane, con su contraparte Samhain, dividen el año en dos estaciones: invierno y verano. Es uno de los festivales más antiguos y ha sobrevivido casi intacto desde entonces, en honor de la fertilidad de la Tierra y lo sagrado, el despertar de la Tierra y sus hijos.
Beltane nos recuerda la capacidad divina de creación  que poseen nuestros cuerpos, es la reivindicación del cuerpo como algo sagrado

Significado:

La expresión "tane" significaba "fuego". En conjunto, el vocablo "beltane" o "beltene" venía a significar "buen fuego" o "fuego luminoso".


Un ritual común consistía en saltar sobre los fuegos o pasar entre las dos hogueras de Bel,  para asegurar protección y purificación.
De la misma manera  se hacían  ofrendas de frutas a la Tierra; recolectaban  flores y hierbas; y se celebraban reuniones de familias con banquetes de frutas y verduras frescas.


Los alimentos tradicionales de Beltane  son:
Los productos lácteos, la avena, la miel y los dulces, ensaladas verdes, frutas rojas como las fresas.
Bebidas: Vino rojo o blanco, ponche, jugo de uva.

Ejercicios:
Guirnaldas de flores, Palo de Mayo, fogata. Siembra de flores.

Incienso:
Rosas, lila, violeta, naranja, milenrama, albahaca, alcanfor, clavo, jazmín, vainilla, fresno, cincoenrama, margarita, espino, almendra, romero o una combinación de dos o más de estas hierbas.

Flores y Hierbas:
Espino, primavera, romero, incienso, fresno, cincoenrama, margarita, espino, almendra, abedul, pino, sauce, trébol, lila, rosas, orquídeas  y todas las flores de primavera.


Piedras:
Cuarzo rosa, coral, perlas, esmeralda, zafiro.


Explicación Mítica del Día:

Esta fiesta además, conmemora el  día en que  tuvieron lugar las invasiones míticas de Irlanda. Los Tuatha de Danan, que  tras quemar las naves que les habían conducido, se  establecieron en esta tierra.
Beltane significa "el fuego de Bel". Bel (de origen celta) es uno de los nombres que puede adquirir el Dios y se conoce como "El Brillante". En estas fechas se celebraba su coronación porque la fiesta estaba dedicada a esta representación del Dios: Bel (Beleño o Belenus) es un Dios del fuego. La leyenda dice que después de aparearse con la Diosa Madre Tierra y fecundarla, Bel murió para renacer como su propio hijo.
Básicamente el Beltane marca la unión de las fuerzas masculinas y las fuerzas femeninas de la naturaleza; la unión entre el Dios y la Diosa, quien se convierte de Doncella en Madre. Es el despertar de la fertilidad de la Tierra. En la Antigua Religión se hablaba de fertilidad en términos del deseo de obtener mayor producto de las granjas y los campos.
En las sociedades cazadoras, la principal fuente de alimento para el grupo pasaba de la caza a la recolección. En el mundo céltico se realizaban ritos como el de Beltane para proteger la siembra y el ganado del que dependían para poder vivir.  El fuego es el calor  y con él se celebraba  el retorno de la vida y la productividad al mundo.



2 comentarios:

  1. así como esa festividad tiene su apogeo por el hemisferio norte
    acá en el sur existe su símil entre todos los pueblos originarios de esta América morena que tan en menos se les vale

    abrazos y buen fin de semana Marina

    ResponderEliminar
  2. querida Elisa, agradezco tu comentario porque me das la posibilidad de expresar un pensamiento. En realidad, las fiestas paganas de los pueblos antiguos se parecen todas. Quizá siguieran distintos rituales, pero la esencia era la misma: rendirle culto a la tierra y a la naturaleza. Ya lo demostró Robert Graves en su fantástica Diosa Blanca. Creo que lo que está tan en menos es este reconocimiento al suelo que sostiene la vida, a la Creación en general en aras de un "raciocinio" que a veces, por lo menos a mí, me hace cuestionar hacia dónde vamos con este uso "prostibular" de los recursos.

    Un gran abrazo Elisa.

    ResponderEliminar